Tratamientos | Clínica Oftalmológica Damborenea en Bilbao – Vizcaya

Tratamiento

Clínica Oftalmológica Damborenea

Degeneración Macular

Las enfermedades maculares son responsables de más del 50% de las pérdidas de visión que se producen en el mundo desarrollado. De entre ellas, la más frecuente es la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE). La DMAE es una patología ocasionada por un deterioro de la mácula. La mácula es una pequeña área del centro de la retina responsable de la visión central. Gracias a ella, podemos leer y escribir entre otras cosas.

El resto de la retina, denominada retina periférica, es responsable de la visión periférica y nocturna. Es muy útil para detectar y evitar posibles obstáculos que pueden surgir en puntos laterales de nuestro campo visual. Esta enfermedad se caracteriza por la pérdida progresiva de la visión y que puede llevar a la pérdida total de la visión central. Afecta generalmente a personas mayores de 50 años.

La degeneración macular causa una pérdida de nitidez en el centro del campo visual, todo lo que el paciente mira aparece borroso. Se pierde agudeza visual y se limita la capacidad de diferenciar colores. Sin embargo, la visión periférica no se ve alterada.

La aparición de drusas (material de desecho que la retina no puede eliminar) constituye la fase inicial de la maculopatía. Para su prevención es aconsejable evitar factores de riesgo como el tabaquismo, la hipertensión, la obesidad o el alto nivel de colesterol en la sangre. La ingesta insuficiente de vitaminas C y E, zinc, luteína, zeaxantina o de omega 3 es otro factor que afecta negativamente.
La forma seca de la DMAE es la más frecuente y se desarrolla de forma lenta a lo largo de los años. Por el contrario, las formas húmedas, más agresivas pero menos frecuentes, progresan muy rápidamente, provocando una pérdida de visión de una gran área de retina en tan sólo unas pocas semanas o meses.

Aunque la DMAE no produce dolor, puede presentar algunos síntomas como:
- Visión borrosa en el centro del campo visual.
- Un punto oscuro y grande en el centro del campo visual.
- Las líneas rectas se perciben de forma distorsionada.
- Ver luces que no existen.
- Sentir falta de luz al realizar actividades.
- La estimación de la distancia y las alturas se ven alteradas provocando una dificultad a la hora de bajar escaleras o de reconocer la cara de la gente.

Tratamiento

Cuando se detecta suficientemente pronto, existen algunos tratamientos que pueden frenar el deterioro visual: medicamentos, láser, termoterapia transpupilar, terapia fotodinámica o la inyección intraocular de antiangiogénicos.
 

© DAMBORENEA Clínica Oftalmológica C. Gran Vía, 46. 1ºD T. 94 423 57 86

 
  • logotipo IMQ
  • logotipo ASISA
  • logotipo CIGNA
  • logotipo AEGON
  • logotipo DIVINA Pastora Seguros